ABRIR

La Región

Según Yeza un toque de queda “incrementaría el problema de la clandestinidad”

05-01-2021 El intendente de Pinamar lo dijo en la previa de la reunión con Kicillof, y agregó que: justamente “son las actividades prohibidas, como el entretenimiento nocturno, donde hay mayores problemas”.

Periodista: La ciudad cuadriplicó sus activos de covid-19 en los últimos 20 días. ¿El toque de queda podría aplazar esta curva?

Martín Yeza: Me parece que no es la hipótesis correcta esta actualidad. Tenemos una disponibilidad hospitalaria de un 75 por ciento tanto en alta complejidad como en internación general, lo que nos da el pálpito de que no es necesaria una medida como esta. Además, claramente se perjudicaría a restaurantes y bares que trabajan con protocolos en una ciudad que actualmente alberga a 300 mil personas y donde hay 299.500 personas que están haciendo las cosas como corresponde. Claro que si viéramos que la situación epidemiológicamente empeora drásticamente ahí se tendrían que analizar este tipo de hipótesis.

P.: Los casos en aumento son el reflejo del fin de semana largo del 8 de diciembre. ¿Cree que las reuniones por las fiestas mostrarán números en alza?

M.Y.: Eso es lo que me preocupa. Porque en Navidad y Año Nuevo se dieron encuentros intergeneracionales. Sabemos que entre el 10 y el 15 de enero se puede ver un aumento de los casos pero más debido a estas fiestas que a los encuentros en la playa. Debemos poner el ojo en la capacidad de respuesta hospitalaria. Por eso el gobierno nacional equipó a Villa Gesell y a La Costa con hospitales modulares que están en construcción.

P.: ¿La idea del toque de queda afecta las reservas?

M.Y.: El toque de queda perjudicaría a los comerciantes, generaría menos empleo y que quiebren comerciantes sin ni siquiera resolver la situación epidemiológica. El Estado tiene que sostener la capacidad de ejercer la autoridad, pero no es pertinente aumentar las prohibiciones, algo que a la vez expone la incapacidad del estado para controlarlo. La gente está viendo la situación epidemiológica, la capacidad sanitaria y de seguro vendrá los fines de semana. Está bueno discutir estos temas, pero hay otras cosas que podemos seguir haciendo en equipo por más que haya diferencias políticas ya que hoy un toque de queda es una decisión política y no sanitaria.

P.: ¿Cuál crees que es la línea para equilibrar salud y trabajo?

M.Y.: El equilibrio lo tiene dar la capacidad de respuesta del sistema de salud. Si el sistema tiene respuesta, la situación se tiene que inclinar para un lado o para otro. Lo demás es político. Si no te gusta una foto o un video, es otra cosa. La cuestión pasa por lo pragmático de la respuesta para que no se tenga que elegir si se le conecta un respirador a una persona o a la otra.

P.: ¿Considera que las políticas de prevención surten efecto en la actualidad?

M.Y.: A esta altura, no. Ya todos saben que hay que guardar distancia y usar tapabocas. Claro que son importantes, pero el principal esfuerzo del estado debe estar en evitar las prohibiciones. No se puede parar a una ciudadanía con un decreto. Los comerciantes ya dejaron en claro que se ponen la camiseta de una actividad protocolizada porque tienen en claro que no quieren volver a cerrar. La estrategia debe pasar por hacer equipo con el sector privado.

P.: En un principio se habían autorizado las fiestas para 200 personas y luego se fue marcha atrás. ¿Hubiera cambiado algo?

M.Y.: En Pinamar, sí. Hubiésemos evitado varios conflictos.

 

Fuentehttps://www.ambito.com/ambito-nacional/pinamar/intendente-un-toque-queda-es-una-decision-politica-no-sanitaria-n5160056 

Volver
® Copyright 2021 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".