ABRIR

Sociedad

Restauró un juego del histórico comercio geselino La Pipeta

17-06-2021 De niño pasaba los veranos en la ciudad y se divertía con los juegos del recordado comercio geselino. Se contacto con la familia propietaria de "La Pipeta" y les compro un juego bingo bally con los que jugaba de niño. Después de varios cursos, logró restaurarlo y contar su recuerdo con nuestra ciudad de los años 70.
Eduardo Atkinson publicó en un grupo de facebook un recuerdo de su infancia en Villa Gesell. Pasaba los veranos en zona sur de la ciudad y sus ratos de ocio lo llevaron a conocer un icónico comercio geselino que estaba ubicado en Paseo 120 y avenida 3 "La Pipeta". 
En su relato Eduardo cuenta como de grande se encontró con eso recuerdos en Villa Gesell, que lo llevaron a restaurar un juego en el que pasaba sus tardes. Tras varios cursos y buscar como restaurarlo, el juego volvió a cobrar vida.
"Buenas…
El otro día, salió el tema de la Pipeta y quiero contarles mi historia…
Es un poco larga, así que si quieren pásenla de largo…
Con mi familia vamos a Villa Gesell desde el año 73.
Desde que vamos y yo tengo recuerdo, en la esquina de 3 y 120, había un lugar de cambio de revistas y juegos electrónicos, donde yo iba a Cambiar las Paturuzito y jugaba a unos juegos Viejos, de la misma marca de los Flippers Bally, pero que en realidad no eran flippers, sino Bingos. 
Desde que tenía ocho o nueve años, siempre me iba a esa esquina, (en eso tiempo se podía ir a esa edad) que estaba a 3 cuadras de mi casa de vacaciones y me quedaba horas jugando o cambiando revistas. 
En el año 90 y pico (Creo, no recuerdo exacto), esa casa cerró. Luego pusieron un kiosco, que me parece ya no eran los mismos dueños, pero seguía teniendo el mismo nombre.
Ese lugar era “LA PIPETA”. 
Hace unos 10 años lo cerraron definitivamente. 
Para el que le gustan las cosas viejas como a mí, lugares, pueblos, recuerdos y chucherías, Siempre me quedé con la idea de saber qué había pasado con la familia que yo conocía, y que veía siempre desde los años 70. 
En los últimos 5 o 6 años, consulté en algunos comercios cercanos, me dijeron pero que la señora era grande y vivía no muy lejos y que una de las hijas vivía a dos o tres cuadras de ahí. Intenté buscarlos y no los encontré. 
El año pasado, verano del 2020, me fui a Gesell, con la idea de encontrarlos. 
Consulté, busqué y encontré a la hija, que debe tener mas o menos mi edad, charlamos un rato largo, y me dio la dirección de su Mamá, Norma, a la que fui a ver en ese mismo momento y me atendió de maravilla y gracias a Dios está muy bien. 
Le conté toda mi historia, que me dijo era la de muchos chicos de esa época, que como yo jugaban siempre a los bingos, bowling y flippers.
Le pregunté si no le quedaba alguno y ahí me contó que el marido, era el distribuidor para Latinoamérica, junto con un socio, de los bingos Bally. Me conto que le quedaba uno, adentro del negocio, en condiciones decentes por los años que tenia.
Le pregunté si me lo vendía, y me dijo que no tenía problemas, pero que lo viera antes. A los dos días fuimos a verlo, y la verdad qué le faltaban algunas partes, los vidrios, y cuando me lo traje, me di cuenta que las partes de metal, estaban bastantes atacadas por la humedad salina de Gesell. Así y todo, se lo compré.
Me llevo un año y medio, un cursito de un viejito en Iowa, USA que me enseño unas cuantas cosas para arreglarlo y por suerte, termine de arreglar toda la parte mecánica hace un mes. Hace unos días un amigo me entregó la copia del vidrio del frente, que pudimos rehacer gracias a un archivo que me consiguieron en Holanda.
Para todos los que restauramos cosas, nos gustan las antigüedades, la satisfacción está más en el recuerdo que nos genera, que en el valor económico que tiene la pieza
Muchísimas gracias Norma, por ser parte de mis gratos recuerdos Gesellinos".
Volver
® Copyright 2021 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".