ABRIR

Sociedad

Machirulopoly, el juego creado por marplatense para medir masculinidades

06-06-2021 Dos marplatenses crearon un juego de mesa inspirados en el tradicional Monopoly que plantea cómo de manera lúdica se pueden construir masculinidades a costa de la escasez ajena.

El Machirulopoly es un juego pensado para pensar de manera lúdica cómo se construye la masculinidad y fue diseñado por dos marplatenses que fundaron Somos Tribu y parte de una premisa simple: la masculinidad es una moneda de cambio y nosotros valemos por la cantidad que tenemos.

 

Inspirado en el tradicional Monopoly y al igual que en otros juegos, la idea general es ser quien mayor dinero tiene a costa de los otros jugadores, en el Machirulopoly lo que se consigue es hombría y ganará “el más macho”.

 

Tamara y Martín, creadores de Somos Tribu, explicaron que la idea surgió en el inicio de la pandemia. "Cuando empezó la pandemia armamos Somos Tribu, yo tenia la necesidad de hacer algo vinculado con el juego y con las infancias y Martín, que es un artista, ya había empezado a trabajar el concepto del juego que es para adultos previamente y cuando me lo comentó, empezamos a trabajarlo juntos como un juego que invita al encuentro", dice Tamara.

 

Por su parte, Martín indica que la idea del juego es invitar al encuentro, cuestionarse y debatir estándares establecidos. "El juego es una herramienta para repensar ciertas cosas. Se puede jugar rápido, es dinámico y super divertido o podes centrarte en cada punto e ir reflexionando", explica el joven mientras detalla que en el Machirulopoly se juega fundamentalmente con el simbolismo.

"No es un juego que baja linea, creemos que estamos compartiendo un momento", dicen al tiempo que resaltan que el Machirulopoly tuvo desde su lanzamiento muy buena aceptación en el público. "La gente que lo juega se mata de risa", comentan entusiasmados.

 

“Construiremos masculinidad solo para compararla con la de los otros jugadores, nos sentiremos más hombres a costa de la escasez ajena. La suerte dirá quién es más o menos valioso de acuerdo a normas tan arbitrarias como patriarcales. Y por último, la competencia individualista será la constante de nuestras relaciones interpersonales”, plantean los creadores del juego.

 

 

Machirulopoly tiene 12 temáticas diferentes: Poder, Violencia, Sexo, Deportes, Laburo, Facha, Músculos, Enojo, Avivado, Bullying, Guita e Intelecto para construir masculinidad.

 

Cada jugador podrá comprar al banco la casa del color que le corresponda y la colocará allí donde quiere “construir masculinidad”. Sólo se puede comprar 1 casa por turno y a medida que se llenen de casas, podrán “Comparar” sus masculinidades viendo quien tiene más que quien.

 

 

La moneda oficial del Machirulopoly son “Los cachos” y representan el nivel de masculinidad de cada jugador. Quien más Cachos tenga al finalizar el juego, será el más macho e indiscutible Ganador del juego. "Le pusimos Cacho por Cacho Castaña, que era como el simbolo machista", cuenta Martín. "Jugamos con esta idea que uno se obsesiona por tener dinero y en este caso en vez de dinero, lo que generas es masculinidad", dice Tamara.

 

Los jugadores ganarán o perderán cachos respondiendo preguntas a través de las tarjetas de suerte y compitiendo , pero sobre todo comparando las “construcciones de masculinidad“ que se hacen a lo largo del juego.

 

Si bien por el momento el Machirulopoly es el juego estrella de Somos Tribu, los jóvenes aseguran que están trabajando en otros dos juegos que pronto saldrán al mercado de fortma autogestionada. "Tenemos un juego que ya está cerrado, que es para adultos también y estamos trabajando en otro juego para la infancia", cuenta Tamara mientras invita a la comunidad a sumarse a Somos Tribu en las redes sociales.

 

 

Fuente: 0223.com.ar

Volver
® Copyright 2021 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".