ABRIR

Caso Fernando

'Estamos condenados a ser infelices para siempre'

02-12-2022 Silvino Báez y Graciela Sosa se preparan para enfrentar a los acusados de matar a su único hijo.
El próximo lunes 2 de enero de 2023, Silvino y Graciela verán a los ocho acusados de matar a su hijo Fernando sentarse frente al Tribunal en lo Criminal N° 1 de Dolores, para someterse al juicio oral y público por el crimen, en el que podrían recibir prisión perpetua.
 
El delito que se les imputa es el de homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas. También por las lesiones leves sufridas por los amigos de Fernando, que estaban junto a él la madrugada del crimen y que intentaron defenderlo.
 
“Estamos pensando día y noche en eso. Esperamos una condena ejemplar porque nosotros ya estamos condenados a ser infelices para siempre”, coinciden.
 
Silvino y Graciela son querellantes en la causa desde el comienzo del expediente. En el juicio, tal como ocurrió durante la investigación del expediente, el matrimonio será representado por un equipo de abogados que encabezan Fernando Burlando y Fabián Améndola. Para eso, los abogados tienen previsto instalarse en un hotel en la ciudad de Dolores durante todo el mes de enero. Silvino y Graciela Sosa fueron citados a declarar en la primera jornada del juicio, donde se esperan más de 130 testigos. 
 
“No va a ser un juicio fácil porque desde que pasó lo que pasó, nosotros seguimos como el primer día. Todo nos cuesta. Todo es difícil. Todo es doloroso. A medida que se acerca la fecha crece la expectativa, pero también los nervios”, dice Silvino.
 
Graciela lo escucha atenta mientras desliza sus manos por las cuentas del rosario que lleva puesto. Meses atrás comenzó a asistir a RENACER, un grupo de apoyo integrado por padres que perdieron a sus hijos. “Se aproxima el juicio y voy decayendo anímicamente. Tuve que buscar asistencia. Ahora estoy yendo a un grupo de padres que también perdió a sus hijos, a ver si encuentro un poco de calma”, cuenta.
 
Oriundos de la ciudad de Carapeguá, en Paraguay, los padres de Fernando esperan la llegada de algunos de sus familiares, que tienen previsto viajar para hacerles compañía en el transcurso del debate oral. Al cierre de esta nota, el matrimonio todavía no tenía claro si se iba a quedar en Dolores para presenciar el juicio en toda su duración o si solo asistirían a algunas audiencias.
 
Al finalizar la entrevista, Silvino y Graciela caminan hacia la puerta del departamento para tomar la foto que encabeza esta nota. A sus espaldas, hay dos cuadros pintados a mano con el rostro de su hijo. Son, explican, uno de los tantos regalos y muestras de afecto que recibieron en su domicilio.
Esperemos que la resolución de los jueces nos dé un poco de paz”, se despiden.

Fuente: Infobae 
Volver
® Copyright 2023 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".