ABRIR

Localidades del Sur

El cuidador del galpón de Pereyra: "No creí que me iba a hacer esto gente que conozco"

18-02-2018 José Luis y Sandra habitan una vivienda que está pegada al galpón del empresario, que fue incendiado el jueves pasado.

Por: Jorgelina Mena

Son los caseros que, junto a sus dos nietos que estaban con ellos de visita, fueron reducidos por un grupo de hombres que ingresaron al predio con el objetivo de incendiarlo.
 
Se los nota enojados, con sentimientos de impotencia y ganas de hablar. Ambos aseguran haber pasado un mal momento, sobre todo porque sus nietos tuvieron que pasar una situación atemorizante y peligrosa, sin tener la familia nada que ver con los acontecimientos.
 
Además, tienen la incertidumbre de que va a pasar con su vivienda después de este hecho, una casa en la que viven de prestado. "Yo acá no tengo ningún interés ni nada, porque cuido esta casa porque me la dejaron para que no se metiera gente. No tengo sueldo ni nada", aclara José Luis, un geselino que trabaja en el rubro de la construcción.
 
Su esposa, Sandra, vive con el en la casa del campo de Pereyra y trabaja como empleada doméstica en el Barrio Norte de la ciudad.
 
"Todavía estoy mal porque realmente no pensé que gente que conozco en Villa Gesell, porque yo estoy desde el 78, tomaran esa medida", acusa el casero.
 
Sobre el acontecimiento que prendió fuego el galpón con colectivos y camiones en su interior, relató cómo fueron los momentos previos de la rutina que hicieron con su mujer: "Llego a las tres menos diez de la tarde, tres menos diez mis nietos se metieron en la pileta chiquita se metieron un ratito. Los secó, los puso a ver televisión me siento a preparar el mate así como estoy ahora sentado con la puerta abierta y vengo y una caravana de gente enmascarados con anteojos. Todos hombres".
 
"Yo tengo visión de la parte de adelante del predio no de la parte de atrás ni del campo", explicó. Y agregó: "Tres de las personas esas vienen acá adentro, yo veo a dos que uno me tira al piso que casi me rasguñó me hace ir al baño y me dice dónde están los teléfonos, no llames a nadie no es contra vos".
 
La mujer recordó que uno de los hombres le decía a su marido "tirate al piso, tirate al piso, mientras mi nieto lloraba y empezó a los gritos".
 
Sandra contó que "estaban tapados con máscaras". Ella creía que era todo una broma: "Yo, sentada, me reía porque pensé que eran mis hijos. Cuando vi que lo tiraron ahí me di cuenta que era verdad lo que estaba pasando"
 
Por su lado José Luis estaba creído de que eran víctimas de un asalto. "Cuando los vi entrar al galpón le digo: loco que están por hacer, se van a mandar una cagada déjense de joder está mi camioneta y las herramientas del laburo".
 
Algo para no dejar pasar sobre la actuación de estos sujetos es que le dieron tiempo a José Luis para sacar su camioneta del galpón y uno de ellos hasta lo ayudó a sacar las herramientas.
 
"Los demás corrían con unos pomos rojos abajo del brazo", comentó el casero. Y se explayó: "Cuando termino de sacar la camioneta marcha atrás se sintió un olor a ácido mezclada con disolvente. Todo duró diez minutos".
 
Sandra, que todo el tiempo estuvo conteniendo a sus nietos, comentó: "Yo no me dí cuenta que se habían ido y el me dice vámonos, vámonos porque esto va a volar todo".
 
"Yo me imaginé que se estaban mandando una macana. Apenas entraron, unos ingresaron al galpón y tres para acá eran siete u ocho", aseguró .
 
Lo que sucedió esa misma noche después del incendio es materia de investigación también. A la noche hubo un foco de incendio, los bomberos acudieron y sintieron sonar un celular en el galpón que resultó ser el teléfono de Sandra.
 
"Estoy indignado porque los conozco se quien fueron", expresó con impotencia José Luis. Y aseveró: "Esto que aconteció es una negligencia no se de quien lamentablemente. Yo soy un tercero perjudicado".
 
Su esposa, expresó:"Para nosotros fueron los choferes". Su marido reafirma: "Para mi fueron los del conflicto no puede ser que ellos mismos no sepan, no pueden decirme. Estos días he sentido comentarios he ido a la villa... che no sabés donde metió los coches Pereyra. Todos se imaginaban que estaban acá".
 
Su enojo y su malestar no lo dejan tranquilo: "¿Por qué lo tuvieron que hacer cuando estoy yo?", se pregunta. y reflexiona: "Yo voy a saber en el transcurso quién fue. En algún momento voy a saber quién fue y le quiero ver la cara".
 
"Estando adentro, vivir esa situación... a mi no me cierra nada. Voy a llegar al fondo de la verdad porque esto se sabe, yo se que se va a saber"
 
"Tengo que seguir acá arriesgandome a que por ahi vengan a seguir a hacer cosas o temen represalias contra mi".
 
Sobre la realidad geselina y los episodios de violencia, José Luis cree que "son cosas que van a acontecer y van a acontecer más cosas y no las vamos a poder soportar". Y reflexiona: "Siempre digo algo, ¿no pensamos en el otro?"
 
Su mujer confiesa: "Gesell cambió, Gesell es otra". 
 
El casero tiene una teoría sobre la nueva Gesell y que tiene que ver con "el arribo de muchas personas que han venido de Buenos Aires de muchos lugares, que tienen otra manera de vivir otras ganas de hacer".
 
Contó que siempre estuvo cerca de los choferes de El último querandí porque ha trabajado en la empresa y tiene familia que aún son empleados. Su consejo siempre fue: "traten de ser cautos en estas cosas, cuiden el trabajo y traten de cobrar sus sueldos pero no se exasperen".
 
"¿Qué ganan con esto?", se pregunta el matrimonio.
 
Como reflexión final, el casero dice: "No fue contra mi pero caí yo en la volteada. Estoy indignado porque la verdad que no creí que me iban a hacer esto gente que conozco. Ahora como los miro?, Ahora voy a buscar el pelo en la sopa a todos, gente grande gente joven. Voy a buscar y voy a indagar y voy a saber por medio de uno u otro y yo se que Dios me va a dar la verdad a mi. Voy a charlar por mi cuenta voy a buscar para verle la cara al que me hizo esto".
Volver
® Copyright 2018 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".