ABRIR

Medio Ambiente

Es el medio ambiente, municipio...

08-04-2018 En las últimas semanas dos agrupaciones de vecinos alzaron la voz por motivos ambientales. Por un lado la oposición al emplazamiento de un corralón municipal en un lote de Las Gaviotas, que ya cuenta con una medida cautelar en la que un juez le pone lìmite a la obra. Por el otro, el fuego que reavivaron en la justicia los desarrolladores inmobiliarios del proyecto Mandalay, por el cual se llamò a una audiencia de conciliación a fines de marzo y que puso en estado de alerta a la Asamblea del Médano Costero.
FOTOGALERIA

Por: Jorgelina Mena

Cuando los primeros dìas de marzo los vecinos cercanos a la manzana 222 de Las Gaviotas comenzaron a ver maquinas y camiones municipales sacando árboles, depredando el suelo de lotes circundantes y aplanando el lote 8, se acercaron para informarse sobre qué estaba sucediendo y por boca de los choferes supieron que en ese espacio el municipio había decidido hacer el corralón municipal para las localidades del sur.

La novedad no fue lo único que los sorprendió, el asombro fue mayor cuando vieron con sus propios ojos la cantidad de desperdicios y residuos contaminantes que había tirados en el lugar y que fueron mezclados con ramas y pinochas para rellenar la calle 31 que se estaba abriendo en la intersección con la avenida Monte Hermoso para acceder a ese lote elegido para dicha construcción.

A escasos metros de Monte Hermoso y 31 hay viviendas estables, a la vuelta de ese lote a unos 100 metros se ubican la escuela primaria y el jardìn de Mar Azul. Esa zona está mencionada en el Código de ordenamiento urbano (COU) como RS/A Zona de reserva, recreación con servicios donde está permitida la construcción de establecimientos educativos, institucionales, culturales. Establecimientos deportivos y recreativos y como complemento de este: Bar, cafetería. Afirma que "queda prohibido todo uso no consignado en lo anterior".

Este detalle deja en claro que no corresponde en ese lugar la ubicación de un corralón municipal, que como la misma Ordenanza 2781/18 lo dice, se trata de una obra que consta de un galpòn de 200 metros cuadrados que tiene como fin agilizar, mejorar y efectivizar los trabajos de limpieza y mantenimiento de las arterias como también designar maquinaria y recursos humanos para ese fin. 

Cabe destacar que esta Ordenanza en su anexo 1, no menciona el lugar donde se emplazaría la obra. Detalle no menor teniendo en cuenta que existe un Registro de oposición sobre la ubicación del que pueden hacer uso los propietarios afectados por las obras.

Basta con ver el entorno de lo que fue hasta hace unos meses el edificio del abandonado CIC de Mar de las Pampas que hacía de base de corralón municipal, hoy convertido en escuela secundaria, como para comprobar cómo se trabaja y con qué en el corralón municipal. 

Descartes de poda, montañas de distintos tipos de residuos, acumulación de postes, cartelería en desuso, máquinas que comienzan a ponerse en marcha desde temprano, reserva de combustible para el uso de esas máquinas. Todas cuestiones generadoras de contaminación visual, auditiva y medioambiental que no tienen nada que ver con la recreación, el deporte y la educación.

Los vecinos de las localidades del sur que hicieron el amparo están aliviados porque la justicia los escuchó, lamentablemente tuvieron que recurrir a ella porque el municipio hizo oídos sordos al reclamo. Como sigue haciéndolo a pesar de que el Juez Marcelino Escobar le ordenó el pasado 5 de abril por medio de una medida cautelar a la Municipalidad de Villa Gesell "que se abstenga de realizar todo tipo de obra y actividad respecto de la apertura de la calle 31 y de la construcción del corralón en la parcela 8. La municipalidad cuenta con 5 días hábiles para remitirle al juez toda la información en relación a esta obra y si la misma cuenta con la Declaración de Impacto Ambiental expedida por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS)".

Lo cierto es que este conflicto entre los vecinos y el municipio ya está en manos de la Justicia y cada vez son más los residentes y emprendedores que adhieren a esta postura amparada por la ley. La Asociación de Emprendedores Turìsticos Las Gaviotas celebra la medida cautelar que paralizó la obra y por medio de su presidente se puso a disposición para sumarse a toda iniciativa que sume a este reclamo.

También la Asamblea Ciudadana en defensa del Médano Costero fijó su postura de apoyo al pedido de los vecinos amparistas y remarcó en particular el respaldo al vecino de Las Gaviotas Martìn Tomasini, quien firmó las cartas presentadas y nunca contestadas en diferentes àreas del municipio el día 12 de marzo y en los últimos dìas fue blanco de un ataque verbal por parte de un funcionario municipal.

Los asambleístas defensores del medio ambiente también están por estos días activos y reuniéndose como en los momentos más álgidos de la causa por el emprendimiento Mandalay.

Temen que el movimiento en la causa generado por una audiencia de conciliacìón a la que fueron llamados el 22 de marzo, reavive el fuego extinguido cuando el Juez Escobar, basado en la presentaciòn efectuada por el entonces Fiscal de Estado provincial en el año 2012, le ordenó a la Municipalidad de Villa Gesell que "se abstenga de autorizar, aprobar o supervisar por sí, o por terceros, permisos, planos, estudios y/o solicitudes de obras y/o todo tipo de actos materiales en relación a los emprendimientos «Altamar», «Mandalay» y/o cualquier otro proyecto cuya ejecución directa o indirectamente pudiere comprometer el dominio del estado provincial, la cadena de dunas y/o el perfil costero marítimo del partido; hasta tanto no se expidan en forma expresa y positiva los Organismos técnicos competentes y de Asesoramiento y Control de la Provincia de Buenos Aires sobre la legalidad de las Ordenanzas Municipales aplicables, todo ello bajo apercibimiento de dar intervención a la justicia penal, sí correspondiere".

Los asambleìstas no quieren demorar la presentaciòn de un documento dirigido al actual Fiscal de Estado, Hernán Gómez, en el que plantearán su firme decisión de seguir con la causa. En esta nueva acción que planifican para anticiparse a que los intereses inmobiliarios intenten estrategias contrarias a lo que la Justicia dictaminó, buscan que el Intendente Gustavo Barrera defina su postura al respecto y acompañe el escrito.

"No buscamos su ayuda, queremos su definición", aseguró Rolando Papof, integrante de la Asamblea. "Al comienzo de su gobierno Barrera nos habló de la protección del medio ambiente en sintonía con nuestra postura y hoy necesitamos su reafirmaciòn", expresò el vecino de Mar Azul.

Los vecinos exclaman y ponen en ejercicio el derecho de proteger el medio ambiente en el que habitan, la Justicia los escucha y le ordena al Municipio que de cuentas de que està actuando respetando las leyes. El estado municipal se muestra ausente y sordo ante los reclamos y las medidas judiciales.

El caso del corralòn municipal de Las Gaviotas y la causa Mandalay-Altamar son dos oportunidades para que el Ejecutivo de Villa Gesell reflexione y actúe conforme a la ley y a la postura medio ambiental a la que muchas se aferra, como lo es el proyecto del Parque Nacional.

El medio ambiente que se destruye no se reconstruye. La depredación y la contaminación no tienen vuelta atrás. Hay una discusión pendiente respecto a un nuevo Còdigo de Ordenamiento Urbano que se debe el municipio junto a toda la sociedad. Estos conflictos que fueron llevados por vecinos a la Justicia no deberían existir si el Estado tuviese como prioridad la protección del patrimonio más rico de esta ciudad, que es la naturaleza existente.

Fotogaleria: Lote Obra corralon municipal- predio lindero a colegio Secundario MdlP base corralón actual- Asamblea del Médano Costero.

Volver
® Copyright 2018 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".