ABRIR

Judiciales

Asesinato de Agustín: Perpetua para el padrastro

22-06-2017 Leandro Sarli le había dado una paliza mortal al chico de apenas 5 años. La mamá del nene fue absuelta.

El peluquero que mató a golpes a su hijastro de cinco años pasará el resto de su vida en la cárcel. El Tribunal Oral en lo Criminal 13 lo condenó a prisión perpetua. Se trata de Leandro Sarli que en 2015 , en el barrio porteño de Flores, asesinó a Agustín Marrero luego de propinarle una terrible paliza. La mamá del chiquito, Bárbara González Bonorino, fue absuelta luego de que el fiscal y la querella la consideraran inocente.

Los jueces Enrique Gamboa, Adolfo Calvete y Diego Leif Guardia coincidieron con lo solicitado la semana pasada tanto por el fiscal de juicio, Gustavo Gerlaro, y por la querella representada por el abogado Andrés Bonicalzi, y condenaron a Sarli (35) a prisión perpetua y absolvieron a González Bonorino (32).
 
En el caso del peluquero Sarli, el TOC 13 lo condenó al considerarlo autor de un "homicidio agravado por alevosía", es decir, por el estado de indefensión de la víctima.
Por la mañana, la defensa de Sarli pidió a los jueces en su alegato que se recalificara el caso como un "homicidio preterintencional", es decir, cuando se produce la muerte de una persona a la que en realidad sólo se le pretendía causar un daño, lo que tiene una pena reducida de tres a seis años de cárcel.
González Bonorino había llegado al juicio en libertad pero también acusada del homicidio por la "omisión" de no haber evitado el crimen y su "pasividad" en las situaciones de maltrato que sufría su hijo en la casa, de acuerdo a la imputación que en su momento le hizo el fiscal de instrucción de la causa, Sandro Abraldes, en su requerimiento de elevación a juicio.
Volver
® Copyright 2017 CENTRAL DE NOTICIAS VILLA GESELL - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos sólo sera permitida citando la fuente.

Los contenidos periodísticos y/o fotográficos aquí publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; "la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".